Instalación de Rodamientos y Retenes


.


1. Desmonte las ruedas. Saque cada pinza de freno y sosténgala con un alambre para que el peso no sea soportado por la manguera de freno

2. Retire la tapa de la maza, la chaveta, la tuerca y la arandela
3. Extraiga el cono del rodamiento exterior y retire cuidadosamente la maza junto con el tambor o disco de freno.
4. Saque el retén de grasa y el cono del rodamiento interior.

5. Identifique las mazas y rotores o tambores por su posición, izquierda o derecha, en el vehículo.

6. Limpie esmeradamente las mazas de rueda. utilice un solvente adecuado, no inflamable.
7. Lave, separadamente, los conos de los rodamientos correspondientes a cada lado del vehículo. No mezcle los conos.
8. Inspeccione minuciosamente los conos y las tazas o cubetas de los rodamientos en búsqueda de golpes, rayaduras, descascaramientos, fisuras o cambios de color.
s.

9. De ser necesario, reemplace los rodamientos por otros nuevos. Siempre reemplácelos en juegos, si cambia el cono cambie también la taza y viceversa.

 

10. Lubrique los rodamientos. En el caso de los conos, ponga un poco de grasa en la palma de una de sus manos limpia y con la otra empuje el extremo grande del cono contra la grasa, forzándola así a pasar entre los rodillos

11. Coloque el cono dentro de la maza e instale un retén de grasa nuevo empleando la herramienta adecuada. Lubrique ligera­mente el labio sellante del retén.

ALOJAMIENTO Y EJE
Al inspeccionar el alojamiento donde se va a instalar el retén a presión, revise que éste no tenga irregularidades que puedan causar filtraciones. Verifique que no tenga mellas, canales o raspaduras que puedan ocasionar fugas de lubricantes. Las marcas de torno o rectificadoras pueden causar que fluidos livianos se filtren a travéz de las marcas de maquinado y el diámetro exterior del retén.

Los bordes agudos en la entrada del alojamiento pueden dañar el retén en el diámetro exterior, cuando este se instala a presión, y causar escapes.
Naturalmente se debe quitar el óxido, las rebabas y las asperezas, y rellenar las raspaduras o canales profundos, con cemento para empaquetaduras. Asegúrese de que el alojamiento esté limpio y seco antes de instalar el retén.
Se debe revisar cuidadosamente que el eje no tenga imperfecciones que puedan afectar al elemento sellante. La duración y el funcionamiento del retén pueden perjudicarse a causa de imperfecciones del eje tales como: marcas de torno, ranuras, raspaduras, oxidación o rebabas. Como regla general, si se engancha una uña en una raspadura o irregularidad, el eje requiere una camisa.

La pista de desgaste para el eje es una camisa de acero rectificado a precisión, que se instala a presión sobre el eje en la posición donde el elemento sellante hace contacto. La camisa tiene una superficie lisa que elimina la necesidad del costoso pulido y esmerilado de los ejes.
PREPARACIÓN DEL RETEN
El retén debe revisarse para ver si tuvo un manejo descuidado. Si tiene mellas o abolladuras en la caja, ésto puede significar que se la dejado caer y que perdió su correcta geometría. También verifique que los labios no estén corados o volteados hacia atrás. Nunca vuelva a utilizar un retén usado.
Antes de instalar un retén de aceite, lubrique ligeramente el labio sellante... esto evita un arranque en seco que puede dañar el labio. El lubricante debe ser del mismo tipo del que debe sellar el retén. No se debe aplicar grasa o aceite en el diámetro exterior del retén ni en el alojamiento... el contacto en estos lugares debe ser seco y apretado para que quede a prueba de escapes.
Si el diámetro exterior del retén no está cubierto con un sellante, aplique una pequeña cantidad de cemento para empaquetaduras o shellac. Tenga cuidado de que el shellac o cemento no entre en contacto con el labio sellante ni con el eje.
INSTALACIÓN DEL RETEN
Cuando deslice el retén en el extremo del eje, es importante que proteja el elemento sellante para que no se dañe con bordes agudos. Un cono o unas laminillas permitirán que el retén pase sobre ¡os bordes agudos de los extremos del eje sin que se dañe el labio.
Si los ejes tienen chaveteros, ranuras o bordes agudos se debe poner una camisa a todo lo largo del eje para proteger el labio sellante. De nuevo es conveniente usar laminillas como protectores.
INSTALACION: Una herramienta para instalar el retén en su posición asegurará que el retén de aceite quede bien colocado en el alojamiento, antes de instalarlo en el eje. Tenga cuidado de que la caja exterior del retén esté hacia afuera. La caja constituye una superficie de empuje para la herramienta de instalación.


INSTALACION: Se requiere una herramienta distinta llamada "herramienta para instalar retenes", para la instalación del retén sobre un eje o en un alojamiento. Se aplica una presión uniforme solo sobre la periferia del retén. Asegúrese de que haya suficiente espacio entre el eje y el alojamiento, y la herramienta de instalación

Nunca martillee directamente sobre un retén si no tiene las herramientas apropiadas, una alternativa aceptable es utilizar una pista de rodamiento como adaptador, colocado contra la caja del retén. Después utilice un mazo de plástico para introducir el retén dentro del alojamiento.

12. Limpie e inspeccione cuidadosamente la punta de eje. Elimine cuales­quiera melladuras que encuentre con tela esmeril de grano fino. Limpie todo el abrasivo y lubrique ligera­mente las superficies

13. Instale cuidadosamente la maza, céntrela y deslice el cono del rodamiento exterior previamente lubri­cado, asegúrese de que los rodillos asienten en la taza o cubeta.
.

14. Ajuste los rodamientos de acuerdo a las especifica­ciones establecidas por el fabricante del vehículo. Atención: Siempre gire la maza de rueda mientras apriete la tuerca de ajuste.

15. Reemplace la chaveta por una nueva e instale todos los elementos de retención. Monte la pinza de freno de acuerdo a los procedimientos y especificaciones del fabri­cante del vehículo.
16. Instale las ruedas, tuer­cas, tapas y tazas. Luego, pruebe el vehículo .