EL MITO DEL REPUESTO ORIGINAL



La mayor parte de los componentes llamados “originales” de un vehículo son fabricados por otros fabricantes de repuestos.
La industria automotriz de hoy es sumamente compleja y sofisticada.

Muy lejos están los días en que Henry Ford abogaba por una estandarización de las piezas en sus vehículos. En esa época un modelo prácticamente no cambiaba de un año a otro, y este hecho sumado a la poca cantidad de autos en aquel entonces, convertía la fabricación de vehículos en un proceso relativamente simple mirado hoy a la distancia.

Sin embargo, la enorme proliferación de vehículos, marcas, modelos y motores(casi 1.2 billones de vehículos registrados mundialmente al año 2012, según laOICA - Organización Internacional de Constructores de Automóviles); la verdadera guerra que se ha desatado entre las grandes compañías fabricantes por la penetración de los mercados, y las constantes, y en algunos casos, insignificantes variaciones que estos mismos fabricantes se han empeñado en introducir a los modelos de un año a otro, han convertido la industria automotriz en un verdadero monstruo.

Es por esta razón que las empresas fabricantes de vehículos se han concentrado en la investigación; en el diseño ingenieril de los vehículos; en el ensamblaje (cada vez más automatizado); en el mercadeo del producto y de la imagen. Y es en estos campos en donde las compañías líderes han llegado, hay que reconocerlo, a niveles insospechados de excelencia.

Pero estos fabricantes de vehículos no pueden fabricar todas las piezas que van en sus modelos. Esto es materialmente imposible.
Debido a esto, desde los inicios de la industria automotriz, otras casas fabricantes de repuestos fueron desarrollando paralelamente sus propias industrias de fabricación especializada de ciertos componentes automotrices. Desarrollaron su propia tecnología y alcanzaron los parámetros de calidad que les permitieron convertirse en suplidores de repuestos “originales” para las compañías fabricantes de vehículos, dentro de las especificaciones suministradas por éstos. Además, aprovecharon su tecnología para fabricar otras piezas para muchos otros modelos. Esto fue así en Norte América, Europa, y sigue sucediendo hoy día en los paises asiáticos y el resto del mundo: la mayor parte de los componentes llamados “originales” de un vehículo son fabricados por otros fabricantes de repuestos.


Lo importante de todo esto es que ese repuesto de calidad “original” se consigue en el mercado con otra marca de prestigio (la del verdadero fabricante) a precios más económicos y acorde con la realidad de nuestros países.

Es necesario, sin embargo, hacer una clara distinción entre las empresas que fabrican para equipo original, en forma seria, con una alta tecnología y control de calidad, y las que se han dedicado a empacar productos cuya fabricación nadie puede certificar . Es decir se debe considerar muy seriamente, la marca que esta detrás del producto (no hablamos aquí de marca del vehículo sino la marca del repuesto) y la garantia y respaldo que existe detrás de esa marca. Esto es fundamental .